Análisis de la Ley de Apoyo Humanitario

La Ley de Apoyo Humanitario no tiene visión ni estrategia. El Gobierno, a través de su capacidad de determinar políticas económicas y sociales, no ha sido capaz de trasladar una visión sobre el Ecuador que queremos al 2030. Estas leyes, al igual que las tres anteriores, no muestran un camino a largo plazo y a dónde queremos llegar. Dado que estamos en una emergencia, a lo que se puede aspirar es al apoyo humanitario y económico; pero, ¿y la post pandemia?, ¿y la reactivación?, ¿y el crecimiento?

¿Decidir quién vive o quién muere?

En estos días Ecuador y algunos otros países Latinoamericanos están sufriendo de decesos por parte de la pandemia, y otros muchos por la carencia de espacios para atender a otros pacientes que se tienen que poner en prioridad dependiendo a la sintomatología. Cabe señalar, que la misma población esta calcinando cuerpos en las calles como en Guayaquil, sean o no fallecimientos por el virus; pero que es una decisión tomada por el mismo pueblo por un motivo de monomanía. Así es como poco a poco la gente toma decisiones en un juego que empieza poner roles, en cuanto va pasando el tiempo de cuarentena.